viernes, 19 de abril de 2013

¿Es la innovación el fundamento del desarrollo? (a propósito del libro de Fernando Villarán).


Diré, para comenzar, que esta tarea ha sido placentera, porque el libro de Fernando Villarán está muy bien escrito. Tal y como él me había anticipado, está dividido en módulos independizables, de manera que puede leerse en el orden que a uno le parezca mejor.
Así lo hice, y decidí empezar por los acápites donde se resumen conclusiones, considerando que los pormenores de la gestación de la crisis, con los avatares de las hipotecas, los derivados, las andanzas de Bernard Maddock , Lehman Brothers y demás, ya me eran bastante familiares.
Pero resulta que Villarán escribe con un estilo tan diáfano y de una forma tan entretenida que, al final, he terminado por leer el libro entero, cosa que recomiendo a todos. El relato de la crisis está lleno de anécdotas, diálogos, recuerdos de experiencias del propio autor, citas y comentarios sabrosos, de manera que, además de resultar muy accesible, captura el interés de cualquiera.
COINCIDENCIAS
Para el autor, la presente crisis mundial pudo haberse advertido y conjurado en su debido momento, si no fuera porque los gobernantes, los poderosos medios de comunicación, los gerentes de las grandes empresas y buena parte de los más influyentes economistas estaban imbuidos de la ideología neoliberal, cuyos dogmas sobre la mano invisible del mercado y la no intervención del Estado se habían hecho sagrados, al punto de que impedían ver lo que estaba pasando en la realidad.
Suscribo sin objeciones la descripción que Villarán hace del papel que cumple la falacia neoliberal para nublar el entendimiento y distorsionar la realidad.
Bajo el influjo de esa ideología, que cree ciegamente en el libre juego de las fuerzas del mercado, se impuso la desregulación financiera, con lo que se soltaron las amarras para la codicia y la especulación bursátil.
Dice el autor: “Todo esto no hubiera ocurrido si es que el Estado norteamericano no hubiera abandonado su rol regulador…” (325).
De lo dicho parece deducirse, como que dos y dos son cuatro, que hay que restablecer las regulaciones necesarias para que las cosas vuelvan a su nivel.
Cabría discutir cuáles son esas regulaciones indispensables, y al respecto tengo algunas cosas que decir, pero dejaremos eso para más adelante.
Porque ocurre que luego, en la segunda mitad del libro, Villarán introduce otro discurso: el tema de la innovación.


SCHUMPETER Y LA INNOVACIÓN
El autor hace un breve análisis comparativo de las ideas de los grandes economistas: Smith, Marx y Keynes, y nos propone instalar en ese parnaso, como el cuarto entre los mejores, a Joseph Schumpeter:
“Desde mi punto de vista –dice Villarán– Smith, Marx y Keynes no vieron el ‘elefante del circo’ o, si lo vieron, le hicieron poco caso… …al dejar fuera de sus análisis, y sobre todo fuera de sus propuestas de política económica, la ciencia, la tecnología y la innovación” (219).

“El primer economista que colocó en el centro de la economía a la tecnología –continúa el autor– es Joseph Schumpeter. Su tesis sobre la innovación tecnológica como propulsora del crecimiento  es el principal aporte a la economía de los últimos tiempos.”
La tesis del autor puede resumirse en esta cita que hace de Justin Yifu Lin: “para cualquier país, en cualquier tiempo, el fundamento del crecimiento sostenido es la innovación tecnológica” (229).
Frente a la crisis, propone como salida una estrategia cuyo principal componente sea la innovación como motor. Para el logro de las innovaciones, dice, son necesarios el impulso del emprendedorismo y la educación de calidad.
Su elogio de la innovación concluye en que “de hecho, si solo existieran los schumpetereanos no se habría producido la crisis financiera ni su secuela de recesión, desempleo y pobreza en todo el mundo” (271).
Encontramos aquí una dicotomía. Antes se nos dijo que la crisis no hubiera ocurrido si no se hubieran levantado las regulaciones. Ahora parece decirnos que lo que debió hacerse fue aplicar la innovación schumpetereana.
Lo primero, como dijimos, se desprende lógicamente del relato de la crisis que se hizo en la primera mitad del libro. Lo segundo, no tanto.
Pero debemos pasar por alto esta aparente inconsistencia, porque, después de todo, aunque la segunda parte del libro no parezca desprenderse de la primera, lo cierto es que el autor presenta bastantes argumentos para defender las ideas de Schumpeter, y ello merece una respuesta.
¿Es la innovación la salida a la crisis y el fundamento del verdadero desarrollo?
El libro abunda en ejemplos históricos en los que empresarios, corporaciones y naciones enteras han obtenido éxitos resonantes y han generado riqueza bajo el formidable impulso de la innovación.
Por mi parte, no tengo ningún problema en decir que la innovación ha sido y es, en la historia de la humanidad, esa habilidad que nos ha distinguido de los otros seres vivos y nos ha permitido, a lo largo de los siglos, aumentar nuestro dominio sobre la naturaleza, creando las bases para satisfacer cada vez mejor nuestras necesidades y realizarnos como seres humanos. Creo ser tan ferviente partidario de la innovación como el autor del libro, y como también creo que lo fue Marx.
Pero aquí es donde quiero introducir una distinción entre dos categorías de beneficios que la innovación puede aportar.
Cuando un individuo, una empresa o una nación introducen determinada innovación tecnológica, la posesión de ese adelanto les proporciona una condición ventajosa sobre los que todavía no lo tienen, y esa ventaja competitiva, como es lógico, les reporta ganancias. Esa es la primera categoría de beneficios.
Esos beneficios pueden llegar a ser gigantescos, y pueden enriquecer a los poseedores de esa innovación, como lo han hecho una y otra vez; pero tienen, al mismo tiempo, la característica de ser transitorios y excluyentes.
Son transitorios porque, tarde o temprano, los otros individuos, las otras empresas o las otras naciones, que al principio estaban desprovistas de la nueva maravilla tecnológica, terminarán por adquirirla o equipararla, sea mediante el pago de las patentes, mediante la invención de otros artilugios semejantes o incluso, como hemos visto algunas veces, de la piratería, en ocasiones protegida por cubiertas judiciales. Llegados a este punto, la ventaja competitiva deja de serlo, y los beneficios, simplemente, se esfuman.
Tal cosa ocurrió, por ejemplo, con los prósperos programadores del mítico Silicon Valley  cuando, luego de algunos años, sus émulos de Bangalore, en la India, hubieron adquirido las mismas habilidades y pudieron hacer el mismo trabajo cobrando salarios drásticamente inferiores. Los americanos que pasaron al desempleo decían “my job has gone to Bangalore”.

Cuando el beneficio transitorio termina por desaparecer, entonces hay que buscar otra innovación, que nos vuelva a colocar en ventaja respecto de nuestros competidores. Esa ventaja, además de transitoria, es, por definición, excluyente: yo me beneficio en la medida en que los demás no tengan lo que yo tengo.
Marx describió clara y minuciosamente ese mecanismo de transitoriedad de la innovación, y del análisis del mismo concluyó, precisamente, en su magistral teoría de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia.
Pero ese carácter transitorio y excluyente de este primer nivel de beneficio de la innovación, si bien es un acicate muy conveniente para el progreso, no puede ser considerado una solución general para el bienestar de la humanidad. Siempre habrá ganadores y perdedores en un esquema de este tipo, y aunque los ganadores de hoy puedan ser los perdedores de mañana, tal cosa es un triste consuelo.
Sin embargo, Villarán parece pensar que esa categoría de beneficios basta para consagrar a la innovación como el motor del crecimiento (de paso, debo decir que tampoco el crecimiento, sino más bien el desarrollo, que es cosa distinta,  puede seguir siendo el objetivo de la humanidad, menos aun cuando aquél nos está conduciendo a la depredación del ambiente habitable).
Hay, sin embargo, otra categoría de beneficios de la innovación, mucho más importante, destinada a proporcionar bienestar a toda la humanidad y que, sin embargo, ha sido curiosamente invisibilizada y nos termina siendo escamoteada, hoy más que nunca.
En la Grecia antigua, en tiempos de Cicerón, la invención del molino de agua, un prodigio para la época, motivó que el poeta Antipatros escribiera:
Dejad quieta la mano, oh, molineras, y dormid en paz
En vano el gallo os anuncia la mañana
Deo ha encomendado a las ninfas el cuidado de vuestras faenas
Y ahora brincan gozosas sobre los radios, moviendo alegremente la pesada piedra.
Dejadnos vivir la vida de los padres y disfrutar, sin el fardo del trabajo,
De los dones que nos envía la diosa.

La intuición del poeta es certera: nos dice que el verdadero beneficio de ese adelanto tecnológico debería ser liberar a los seres humanos de la pesada faena de empujar la piedra.
Siglos después, en plena revolución industrial, John Stuart Mill tuvo la misma clarividencia cuando dijo, en 1848: “Habría que preguntarse si todos los inventos mecánicos producidos hasta ahora han contribuido a aliviar el esfuerzo cotidiano de algún ser humano”.
El reclamo de Stuart Mill no cayó en saco roto en su época, porque toda la segunda mitad del esa centuria estuvo signada por las grandes luchas sindicales mediante las cuales se logró reducciones de la jornada de trabajo, desde 16 horas a 12, luego a 10 y, finalmente, en 1919, a las históricas 8 horas.
Hoy, cuando la humanidad parece haber olvidado por completo su derecho a reclamar el principal, el único duradero, verdadero y universal beneficio que podemos obtener de las maravillas de la tecnología, y que no es otro que la reducción del tiempo de trabajo, la lucidez del gran Eduardo Galeano nos interroga: “¿Para qué sirven las máquinas, si no reducen el tiempo de trabajo humano?”.

Deberíamos despertar del sopor nefasto en que nos encontramos, y darnos cuenta de que la verdadera finalidad de la innovación no puede ser otra que liberar al ser humano del trabajo.
En buena cuenta, ¿qué es la técnica, sino la manera de hacer las cosas con cada vez menor esfuerzo y en cada vez menos tiempo?
Las innovaciones, si no vienen acompañadas de reducciones periódicas y proporcionales de la jornada laboral, terminan provocando desempleo, explotación, pobreza, marginación y hasta violencia.
Lo sospechaban así los tejedores que, cuando se inventó la máquina de hilar, la quemaron en una plaza pública, temerosos de que “Spinning Jenny” (juanita la tejedora)  les quitara el trabajo.
Importantes economistas, como Stiglitz, Krugman y Nadal, han señalado que la crisis mundial actual tuvo su origen en la falta de crecimiento de la demanda agregada, y no simplemente en la “falta de regulación”, que solo fue su detonador visible.
Pero, me permito preguntar, ¿por qué se ha frenado el crecimiento de la demanda agregada, sino porque, en medio de esta maravillosa revolución informática, no hemos sido capaces de reducir el tiempo de trabajo? ¿No es obvio que, sin esa reducción, el crecimiento de la demanda agregada resulta licuado por la innovación tecnológica?
La cuestión del tiempo de trabajo está tan ligada al tema de la innovación como una cara de la moneda a la otra. La principal objeción que puedo hacer al enfoque de mi amigo Fernando Villarán es haberse deslumbrado un tanto con el brillo del primer lado, olvidando que tiene un reverso.
Carlos Tovar
  


  







 
  

4 comentarios:

Unknown dijo...

oorijcnskjc

Unknown dijo...

ugglgjjv

Eduardo Guislain dijo...

Marx efectivamente puso al centro el tema de la tecnología en las revoluciones mundiales, dado que, siguiendo su teoría dialéctica de la evolución, una estructura avanza cuantitativamente hasta que deviene en un salto cualitativo a otra estructura. En el caso de la evolución social, esa estructura, decía, eran las relaciones de producción generadas por las clases sociales que basaban su poder en determinado desarrollo de los MEDIOS DE PRODUCCIÓN (tecnologías vigentes), los mismos que, al crecer, democratizar y globalizarse (para usar términos de estos tiempos) generaban innovaciones (siguiendo con la terminología actual) que terminaban poniendo en jaque el viejo orden tribal, neolítico, esclavista, agrícola e industrial. Estos nuevos medios de producción, siempre pusieron en el Poder a las nuevas clases sociales emergentes engendradas bajo su sombra innovadora. Y fue tan clara la visión de Marx al respecto, que, aparte de estar muy atento a los últimos inventos y descubrimientos de la ciencia y la tecnología del siglo XIX, nunca imaginó su revolución socialista en otro lugar que no fuera Inglaterra, donde se habían desarrollado las fuerzas productivas de punta del sistema capitalista, las únicas que serían capaces de generar, por primera vez en la historia, una producción y una distribución racional de la economía y no al servicio de los intereses de las clases dominantes (...)

Eduardo Guislain dijo...

(...) Hoy esa misma innovación tecnológica, que no es un acicate sino la columna vertebral de todas las revoluciones del homo sapiens en su lucha por su sobrevivencia; que al engendrar vertiginosamente la democratización de la información, el conocimiento y los know how de los negocios está haciendo añicos el modelo industrialista que inventó la revolución industrial de los siglos XIX y XX, y que fue copiado por las "revoluciones" fallidas del Capitalismo de Estado de los países del "Socialismo real", esta última revolución de la democratización de la información y el conocimiento ha arrastrado a los poderosos a refugiarse en la especulación financiera, en tanto la producción de riqueza, dada la concurrencia cada vez mayor de sectores muchísimos más amplios de personas, clases, empresas y países, ha generado una caída notable de rentabilidad, no tanto por la falta de mercados como era antes, al dejar con salarios paupérrimos y sin trabajo a la inmensa mayoría de la población ante cada nuevo invento industrial, sino por la extremada abundancia de competencia, de copia, piratería y renovación tecnológica constante e interminable. Este fenómeno nuevo que las revoluciones tecnológicas están generando a partir del internet, la cibernética y en general de la informática, y que han producido ya la caída de gobiernos, el desenmascaramiento de manipulaciones y la democratización impulsiva del conocimiento y la información, y que viene engendrando en el seno de los imperios financieros apátridas, una nueva clase social de emprendedores y colocadores de nuevos y nuevos productos, servicios y know hows en los pueblos jóvenes y en las corporaciones internacionales del mundo, esta revolución que con la futura nanotecnología amenaza con acabar con las viejas fuentes de energía y de transporte para la humanidad, es la que justamente está arrinconando al capitalismo financiero en su último reducto que representan la especulación, la manipulación mediática y la amenaza militar. ¿Cuál es el camino a seguir entonces para darle el puntillazo final a este sistema, hoy Neoliberal para bajar costos y desatar, como bien dice Carlin, las regulaciones a las codicias y el desenfreno? Pues simple: Profundizar la democracia burguesa y convertirla, con auxilio de la propia tecnología, en democracia ética, transparente y equitativa (justa), tanto en el ámbito local como en el internacional; impulsar la revolución productiva de los países marginados, mediante la innovación tecnológica y orientada principalmente a satisfacer necesidades y preservar la tierra; y por último, para ser muy breve, continuar la tendencia educativa y cultural hacia el emprendimiento y la innovación antes que a la del profesional asalariado para beneficio de otros...El sistema financiero que hoy jaquea a la humanidad, no podrá soportar más reglas de transparencia ni tampoco más sobreproducción provenientes de países que antes sólo proveían materias primas...